Sándor Darvas

La abogacía es un arte que involucra un amplio elenco de habilidades.  Dicho esto, debemos reconocer que el objetivo del abogado es la resolución de conflictos de una manera satisfactoria para los clientes.

Cada cliente tiene sus propias ideas acerca de lo que es bueno para ellos: unos buscan la seguridad, otros prefieren arriesgar más.  El abogado debe procurar que el cliente sea consciente de los riesgos inherentes a cada decisión.  Por este motivo es necesaria una relación fluida con el cliente.

Utilizo un método de trabajo que llamo ADER: análisis, diagnóstico, elección y realización.  Las tres primeras fases deben ser llevadas a cabo muy estrechamente con el cliente.

Una vez que se decide el camino a recorrer, el abogado debe trabajar duro.  El compromiso y el conocimiento son fundamentales: creo que la intuición no juega un papel tan importante.  Se gana experiencia de los errores, y por experiencia no se cometen errores.

Otra característica del abogado es que debe ser una persona generosa, pues debe poner siempre los intereses del cliente en primer lugar.

Antes de ser abogado empecé a trabajar como auditor, una profesión que no está tan alejada de la abogacía.  Por ello intento enfocar los asuntos desde un punto de vista económico, racional.  Intento buscar siempre una solución negociada, que para ambas partes es superior a la vía judicial.  Sin embargo, las personas normalmente no actuamos racionalmente (sea por el loable afán de buscar la justicia –¡tengo razón!- o porque las pasiones inherentes a cualquier conflicto nublan nuestra capacidad de razonar) y en ocasiones se llega a la vía judicial.

Si se llega a juicio debemos ser conscientes de que se trata de convencer a un juez a nuestro favor (también debemos distinguir dos situaciones: cuando tomamos la iniciativa y nos ponen una demanda y cuando somos los demandados).  Para ello utilizamos el derecho sustantivo, el derecho procesal y la pedagogía.  Los juicios se ganan o se pierden: no es tan importante tener razón como que nos den la razón.  Quiero resaltar la importancia de las herramientas de comunicación durante el proceso judicial.

En estos párrafos he querido transmitir mi manera de trabajar.  La cita, bastante conocida, que encabeza la entrada quiere resaltar que en la práctica del derecho son muchos los factores que juegan un papel importante.  Un abogado por lo tanto no debe limitarse solo al campo jurídico, sino que para ser un buen profesional debe tener una formación multidisciplinar.